MENSAJE DE PAZ

MENSAJE DE PAZ

Hoy he despertado 

de espaldas al sol

acogiendo en tu arena

el desplome 

de las olas

que eligieron 

aplastar la playa,

en vez de acariciarla,

como de costumbre.

Las paredes de rocas

se colocaron en hilera,

superpuestas,

de una en una,

para adentrarse 

mejor en el mar,

con la cabeza erguida

escondiendo las tristezas

de las sirenas varadas

por el desamor.

Eran muros 

de lamentaciones

regados 

de lágrimas agrietadas

por las ofensas 

de los hombres

que peregrinaban 

a su encuentro,

como a un santuario,

para pedir perdón.

Engulles el silencio

dominando 

el grito de las aves

que no encuentran

justificación 

a su vuelo

y cambian fácil 

de destino

sin presentar 

documentación.

Siempre has dominado

el lenguaje del viento

transformando 

el mar en un 

lago navegable

donde deslizar 

los cuerpos,

para obrar el milagro

de resucitar 

las conciencias

de todos los que 

se sumergen en ti.

Has heredado

la gama de azules

de tus antepasados,

y ya no sólo 

te puedo disfrutar

desde el cielo.

Aspiro a descender

al origen 

de tus huellas

y embriagarme 

con tus dosis de sal,

convencido que 

el sentido

de mi sueño 

está en poder

acariciarte cada año.

Estampa frágil,

escenario majestuoso

de peces soprano 

que incrustan su eco

en las aristas 

de tus laderas.

Estás obligado 

a ofrecer al mundo

tu mensaje de paz.

Pati/Agosto 18

Compartir...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *